por Albet
06/02/2018

Sarna Sarcóptica en perros

Durante los meses de enero y febrero del 2018, en Cataluña se han detectado varios brotes de sarna en personas. Por este motivo, queremos explicaros en qué consiste y cómo puede afectar a las personas y a los animales.
Tradicionalmente, la sarna sarcóptica se ha asociado a mascotas de ámbitos rurales, perros cazadores y cachorros de criadores o tiendas con una situación higiénica deficiente. Actualmente, no siempre es así, ya que muchas veces se detectan casos en pacientes de entornos urbanos con condiciones higiénicas óptimas.
La sarna sarcóptica es una enfermedad cutánea parasitaria muy contagiosa causada por el ácaro Sarcoptes scabiei var canis.  El ácaro sobrevive 2 o 3 días en el medio ambiente, aunque el contagio se puede dar por contacto con ambientes u objetos contaminados, la transmisión de la enfermedad suele ser por contacto directo con otros animales enfermos.
Cuando el parásito llega a la piel del animal, la excava y deposita los huevos. Pasadas 2 o 3 semanas, los huevos eclosionan causando un intenso prurito por una reacción alérgica al parásito. Con el rascado, el parásito se expande por todo el cuerpo.
La sarna sarcóptica es una zoonosisse transmite a las personas. Debemos tener en cuenta que Sarcoptes scabiei canis, la variedad que afecta a los animales, no se puede reproducir en la piel humana. Los síntomas en las personas aparecen a las 2-6 semanas del contagio y lo hacen en forma de un intenso picor (prurito) en las manos, codos, axilas, tobillos, nalgas,...

Síntomas
El síntoma principal de la sarna sarcóptica canina es el intenso prurito. Veremos pápulas (pequeños nódulos o inflamaciones en la piel, de menos de 1cm de diámetro) con eritema (enrojecimiento) y costras. El prurito causa autotraumatismos, por lo que pueden aparecer lesiones secundarias en forma de alopecia, erosiones, liquenificación (engrosamiento de la piel, sobre todo en los pliegues cutáneos), hiperpigmentación (piel ennegrecida), infección bacteriana (pioderma) o sobrecrecimiento de la levadura Malassezia pachydermatis.
Las lesiones aparecen en zonas con poco pelo como los pabellones auriculares, codos, tarso, ingles y tronco (sobre todo en la región esternal).
El prurito afecta al día a día de los animales; dejan de comer, no pueden descansar o dormir, evitan el paseo,… A medida que la enfermedad avanza, se muestran más débiles.

No confundir 
Algunas veces, la sarna sarcóptica se confunde con dermatitis atópica, reacción adversa a alimentos, dermatitis alérgica a la picadura de pulgas, pioderma superficial o dermatitis por malassezia. Es fundamental establecer un buen diagnóstico para solucionarla lo antes posible.

Diagnóstico
Anamnesis: es necesario conocer toda la información sobre el hábitat del animal, los posibles lugares de contagio donde ha estado (peluquerías, residencias caninas,…) así como la presencia de lesiones en los propietarios del animal.
Reflejo Otopodal: El 80% de los perros afectados, cuando les fregamos el pabellón auricular, intentan rascárselo con la pata posterior del mismo lado. Esta prueba también es positiva con las otras enfermedades que causan prurito, como la dermatitis atópica.
Raspados cutáneos: se realizan un mínimo de 5 raspados cutáneos en las zonas donde es más probable encontrar al parásito: márgenes del pabellón auricular y pliegue de las orejas (más conocido como “Pliegue de Bolsillo de Henry”), codo, tarso y también en las lesiones papulares más recientes. Desgraciadamente, en los animales afectados por la enfermedad, el 50-75% de los resultados puede ser negativo. Así, un raspado negativo NO descarta la enfermedad.
Analítica sanguínea: La Serología ELISA puede detectar IgG (inmunoglobulinas G) frente a Sarcoptes es una técnica muy fiable para confirmar la sarna. Para detectar las IgG, la infección debe estar presente en el animal por un mínimo de 3 o 4 semanas. Pasados 1-3 meses del tratamiento, se repite la prueba para comprobar que los niveles de anticuerpos descienden.

Tratamiento de la Sarna Sarcóptica
Se deberán tratar todos los animales que estén en contacto con el animal enfermo.   
Tradicionalmente se han utilizado productos de ganadería para tratar la sarna sarcóptica en perros, esta práctica está obsoleta y desaconsejada. Se recomiendan productos antiparasitarios en forma de pipetas spot on (Advocate®, Stronghold®, Prinovox®,…) o en comprimidos orales (Simparica®). 
En colectividades, debemos tratar el ambiente. Se recomienda eliminar el material susceptible de estar contaminado como camas, cepillos, mantas, alfombras,…
En caso necesario, se trataran las lesiones derivadas de la sarna y del prurito con antisépticos o antibióticos.
El tratamiento en las personas es sencillo y muy efectivo, consiste en aplicar una pomada antiparasitaria de efecto inmediato.

Imagen del profesor Juan Rejas López (Universidad de León) -  http://dermatologiaveterinaria.unileon.es


 

Comentarios

Tienes que ser un usuario registrado para poder comentar