Categorías

Últimos Posts

por Albet
28/12/2018

El Parto de las Perras

Si tu perra está gestante o de parto, debes saber que:
Unos días antes del parto (sobre todo durante la última semana), la perra empieza a producir leche, la vulva esta edematosa (inflamada) y su temperatura corporal baja entre 1 y 1’5º. 10 - 24 horas antes del parto, la temperatura puede ser de 37º ya que la progesterona (hormona encargada de mantener la gestación) es termogénica, así que cuando esta hormona baja antes del parto, la temperatura también lo hace.
El parto se dará aproximadamente el día 63 de gestación. Predecir el día exacto es imposible ya que es probable que no sepamos el día de la cubrición. A partir del día 54 deberemos estar preparados.

Dividimos el proceso del parto en 3 etapas:
PRIMERA ETAPA (dura de 6 a 12 horas, máximo 24 horas en perras primerizas).
Comienzan las contracciones uterinas que NO serán visibles de forma externa. El cuello del útero empieza a dilatarse. 
Percibimos un cambio de comportamiento en la perra: empieza a hacer el nido y se muestra nerviosa. Hay que proporcionarle material para el nido, como papel de diario, y asegurarnos que se encuentra en un lugar tranquilo y cálido (una de las principales causas de muerte de los cachorros recién nacidos es la hipotermia, ya que los  primeros días no son capaces de regularse la temperatura).

SEGUNDA ETAPA
En esta fase hay una dilatación total del cuello del útero y se expulsan los cachorros (estas contracciones sí que son visibles). 
Desde que empieza esta fase hasta que nace el primer cachorro suelen pasar unos 20 - 30 minutos, aunque en algunos casos se puede alargar (nunca más de 90 – 120 minutos).  
El tiempo máximo que puede pasar entre la salida de cachorros es de 2 horas, aunque normalmente es inferior a 30 minutos. 
En esta fase es de vital importancia no molestar a la perra, sobre todo si es la primera vez que pare. Recomendamos no hablarle ni acercarnos a ella, cuanto más relajada esté, menos riesgo habrá de problemas en el parto. Aun así, debemos controlarla, por si necesita nuestra ayuda (cuando un cachorro esté saliendo en mala posición, por ejemplo).
Si los tiempos no son los comentados o bien la perra saca un flujo vaginal verde (signo que ha habido un desprendimiento de placenta) sin rastro de un cachorro, hay que acudir rápidamente al veterinario. 
Cuando sale el cachorro, la perra lo lame para liberarlo de las membranas fetales y estimularlo, calentarlo y romper el cordón umbilical. En caso de que la perra no lo haga, debemos ayudar a los recién nacidos: romperemos las membranas fetales, con un trapo les limpiamos la nariz y la boca de las mucosidades, ligamos los cordones umbilicales (con un cordel, a unos 2-3 cm de la unión del cordón al cuerpo) y los cortamos. Una vez reanimados, los colocamos rápidamente en las mamas porque empiecen a ingerir el calostro.

TERCERA ETAPA: EXPULSIÓN PLACENTARIA 
En esta etapa se expulsan las placentas y los restos de membranas fetales retenidas. Las placentas suelen salir de 5 a 15 minutos después del nacimiento de los cachorros. Algunas veces el cachorro nace envuelto con la placenta pero otras veces, ésta se rompe y salen por separado. Además, pueden salir dos cachorros seguidos sin que haya salido la placenta del primero. Sabemos que ha habido un desprendimiento de placenta cuando la madre expulsa un  flujo vaginal verdoso. Muchas veces las madres se comen las placentas y algunas veces las vomitan.
Durante los  primeros días postparto, la perra puede tener pérdidas vaginales verdosas o rojizas, incluso pueden contener restos de tejidos. El postparto de una perra dura de 3-5 semanas, tiempo suficiente para que el útero vuelva a su estado normal. Durante toda esta etapa, debemos controlar la madre y comprobar que no baja de peso.
Cuando las madres no se hacen cargo de los cachorros, debemos  subministrarles alimento con biberón, estimularles para que hagan sus necesidades y asegurarnos que tienen un fuente de calor próxima.

El nacimiento de los cachorros es un proceso natural, solamente hará falta nuestra ayuda en algunos casos puntuales.  Los partos más problemáticos son los de razas braquiocefálicas como los Bulldogs y Pugs (suelen ser partos por cesáreas programadas) pero  debemos de tener presente que cualquier perra de cualquier raza puede tener problemas de parto, ya sea por falta de tono en el útero, cachorros de excesivo tamaño, por una mala posición del cachorro en el canal del parto, desgaste de la madre, etc.

En caso de duda o emergencia durante el parto de su perra, contáctenos al teléfono de urgencias 93 886 05 77 

Comentarios

Tienes que ser un usuario registrado para poder comentar